El Show

Leo la historia junto contigo en este video de IGTV

“It might take just as much effort to fit in as it does to stand out, because you’re standing up for yourself. It’s those who take a risk and take chances who achieve greatness. Those who play it safe never can.”

 Dita Von Teese, Your Beauty Mark: The Ultimate Guide to Eccentric Glamour

Este parque es seguro en general, es muy transitado aún a estas horas de la noche. A su alrededor hay bares y cafés. La mayor atracción es el centro cultural de la esquina, ofrecen shows de cabaret los fines de semana. Hoy es Sábado y siempre hay algo que observar.

Miren por ejemplo a ese sujeto de allí. El que va cruzando la calle con un sombrero bombín. ¿Qué es esto? ¿1950? Se tomó muy en serio el concepto de “teatro cabaret”. Bueno, él. Acaba de salir del show. Se siente confundido. No era cierto lo que ellos decían. En más de una ocasión dijeron que verlas te despertaba el más incontrolable deseo sexual. Pero no es verdad. ¿Por qué nunca pueden ver más allá?

Sí, el espectáculo burlesque de esas chicas fue magnífico y lo disfrutó. Gozó viendo sus caderas agitarse al ritmo de la música. Las observó cubiertas de plumas, haciendo movimientos coquetos que poco a poco revelaban sus pechos y se le aceleró el corazón. Sus pezones estaban cubiertos de pedrería roja. Cuando las luces se posaban en ellas, hacían brillar el lugar entero. Tenían el efecto de una bola disco. Ellos tenían razón en una cosa: era imposible apartar la mirada.

Le encantó ver cómo se adueñaban del espacio, recostándose en el escenario abriendo sus piernas frente al público. Dejaban ver a detalle su fina ropa interior aludiendo a movimientos sexuales. Retiraron poco a poco las medias que cubrían de sus pies a sus rodillas, y así, siguiendo la música, se fueron quitando su espectacular vestuario hasta quedar casi desnudas. Sólo un par de centímetros de su cuerpo permanecieron cubiertos. Pero no se trataba de cubrir, sus brillantes g-strings más bien decoraban sus cuerpos.

Sus glúteos rebotaban con cada paso en esos tacones. Sus senos se movían libremente sin la prisión de un sostén. Sus miradas eran seductivas, se sabían hermosas. Su cabello, su piel, sus piernas, sus sonrisas, su forma erótica de bailar… todo eso le erizaba la piel, hacía que él deseara…

Ser como ellas.

Ellas se mostraron libres y le encantó, pero no le excitó. Ellos le habían asegurado que eso pasaría. Que lo iban a provocar. Y vaya que sí le provocaron algo, y fue admiración. Lo que vio no se trataba meramente de sus deseos carnales. Iba más allá. Se trataba únicamente de ellas. Las artistas. Las mujeres.

Ellas transmitían un aire de seguridad como no recordaba haber visto. Se sentían hermosas, se sabían sensuales y por eso brillaban. No necesitaban más. No necesitaban nada, ni a nadie, ni su ropa, ni otro objeto material, ni siquiera el aplauso del público, aunque lo tuvieron. Sólo se necesitaban a ellas mismas, ser dueñas de su cuerpo y de su espacio. Disfrutaban la música, estaban seguras y confiaban en sí mismas, por eso sonreían. Por eso sonreía también él.

Miren, allá va un grupo de amigos que salió del show. Arman un escándalo y molestan a la gente en la cafetería. Las personas del parque se desvían de su camino para evitarlos. Después de verlas, sólo bromean, hablan de cuál de ellas les gustó más, de quién tenía el mejor trasero, de con quién les gustaría más pasar la noche. Como si ese hubiera sido el punto. Como si no pudieran comprender nada más. Ellos son iguales a los otros. Sienten que todo es para ellos, que el mundo gira a su alrededor. Es desagradable. Ojalá todos supieran apreciar el arte. Ojalá todos supieran respetar.

Pero no dejemos que arruinen el show. El show es magnífico. El show nos da vida.

Dita Von Teese dijo una vez “Don’t save your good lingerie for dates, wear it for you.” (“No guardes tu ropa interior buena para una cita, úsala para ti”). Les dejo con su show en la semana de la moda de Nueva York para la colección de Philipp Plein Ready to Wear Primavera Verano 2018

Xcalak - Mexico

Xcalak, el extremo sur de México

Xcalak – Recuerdo haber llegado de noche, en el último camión de Mahahual, el camino, lleno de la fresca obscuridad de la selva auguraba un gran encuentro, y así fue. La casa del señor Tomate, un simpático señor, antiguo pescador y buzo, nos alojó por algunos días; el pequeño pueblo pintoresco adornado de colores y motivos marinos, rodeado por el rumor del mar, deparó una grata experiencia que aún conservo en mi memoria. 

Xcalak, uno de los rincones más vírgenes del caribe, se encuentra al extremo sur del estado de Quintana Roo y a solo 60 km del sur de Mahahual. Es una pequeña población de pescadores con apenas tres calles principales y cerca de 300 habitantes, se ha dado a conocer por ser parte del arrecife mesoamericano, el segundo arrecife coralino más grande del mundo, en donde se encuentra el Banco Chinchorro.

Sus lugareños, fueron de las personas más amables y cálidas que he conocido en los pueblos de México, cada habitante que conocí me pareció tan cercano como mi abuelo, como mi tío Vico, como mi prima Katy. El señor Tomate, de quien nunca supimos cuál era su verdadero nombre, salvo que le habían apodado así por lo rojo que se ponía con el sol, nos invitó a una posada donde al finalizar los rezos, las mujeres repartían alegremente una deliciosa cena con carne y frijoles para los asistentes.

El amigo Pach, un pescador de origen beliceño, que tenía la tiendita más surtida del lugar, nos acompañó a pescar; subimos a su panga, la cual cargó con todos lo necesario para zarpar al mar y pasear por el canal de Zaragoza, muy cerca de las aguas territoriales de Belice. Tuvimos suerte, volvimos con un balde lleno de peces de todos los tamaños, los cuales comimos muy ávidamente en compañía de nuestro amigo y su familia. Hasta ese momento creímos ser los únicos turistas en Xcalak, hasta que conocimos a Jeff, un gringo con aspecto vikingo y su hijo Sebastián de unos 13 años, quienes parecían visitar el pueblo por años, se hospedaban en su casa de campaña en el Terreno de Toby, nos recomendaron visitar el restaurante de Silvia, una señora de gran carácter y personalidad que ponía mucho esmero en sus deliciosos platillos.

Salimos muy de madrugada del restaurant, Jeff y nosotros seguimos conversando a sus afueras acerca de las estancias para enfermos de drogadicción que hay en Estados Unidos, sin llegar a un punto final, nos despedimos para pasear en kayak al día siguiente (o más tarde) en la laguna junto al mar.

Así fue Xcalak, un pueblo pintoresco, un pueblo de pescadores, un punto distante, si se quiere, en el cual desconectarse de toda señal wifi. Xcalak, un pueblo con muchos nombres que viene a mi memoria para recordar a Pach, Silvia, Jeff, Sebastián, Toby, y el señor Tomate. Un pueblo para recorrer sus calles desiertas, comer sus langostas, disfrutar de sus atardeceres. Un pueblo pequeño, pero de gran corazón, late todos los días al extremo sur de mi querido México.

Vermicelli in Okc

What Da Pho? Wich Pho

Pho – With the evacuation of American troops from Saigon in 1975, one of the largest mass movements of people in modern history began. Many Vietnamese who had supported the United States’ presence in their homeland fled the approaching army from the North. Fearful of the Communist government (Liu, 1979), they left their homes and often portions of their family in order to seek refuge in other countries. In April 1975, “over 40,000 Vietnamese were evacuated by airplane and helicopter from Saigon, and an additional 67,000 Vietnamese escaped by boat into the South China Sea” (Brown, 1981:1).

Many of these Vietnamese refugees arrived in Oklahoma City. Since then, hard-working Vietnamese immigrants have been spicing up Oklahoma City with banh mi, curried frogs’ legs, and pho.

Today we are not necessarily writing about the thriving Asian district in Oklahoma City, but rather how the magnificent Vietnamese cuisine has made its way towards the suburbs.

We must be the first to admit that we struggled at first and were very hesitant to drift away from the core dispensary of flavor, but eventually, we found our way. And the way was in Yukon, Oklahoma, the home of Garth Brooks.

The place, Wich Pho, located at 1781 Garth Brooks Blvd, Yukon, OK 73099 – Wich Pho managed to embrace the fast-casual concept while delivering the Saigon-rooted taste of Pho. We had an excellent experience. The calm atmosphere, the good prices, and the great tasting food all spelled: come back, and so we will.



References

Brown, Donald N. The Vietnamese-American Experience in Oklahoma. Stillwater: Oklahoma State University, College of Arts and Sciences Extension, 1981.

Halpern, S., & McKibben, B. (2016, 03). Missing saigon. Smithsonian, 46, 32-34,37. Retrieved from https://search-proquest-com.ezproxy.lib.ou.edu/docview/1773246322?accountid=12964

Liu, William T . , and A l i c e K . Murata. “The Vietnamese in America. The Resettlement of the Refugees,” Bridge: An Asian American Perspective 6, Winter, 1978, pp. 55-60

RUTLEDGE, P. J. (1982). The Role Of Religion In Ethnic Self-identity; The Vietnamese In Oklahoma City, 1975-1982 (Order No. 8224204). Available from Dissertations & Theses @ University of Oklahoma; ProQuest Dissertations & Theses Global. (303223265). Retrieved from https://search-proquest-com.ezproxy.lib.ou.edu/docview/303223265?accountid=12964

Libertad

DEJANDO IR…LIBERÁNDOTE

Cuando se trata de una relación, de una etapa de la vida, de una transición de carrera o de cierres en general. A veces pensaríamos que va durar toda la vida volvernos a levantar o como dicen algunos el tiempo lo va a solucionar.

En lo personal no creo que el tiempo sane las cosas sino las trabajas, si el cierre de una relación dolió y no hubo todo un proceso de aceptación y sanación probablemente vamos a durar con una herida abierta por mucho tiempo, y debemos darle la misma importancia que le damos a una herida física, el hecho que no la veamos con nuestros ojos, no significa que no la sentimos con nuestros corazones. Pero…

¿Cómo dejar ir?

1. Uno de los primeros pasos es que te acerques más a tu espiritualidad, a un Coach, terapeuta, healer o una mezcla de todo, lo importante es dar el primer paso. Sé que suena súper simple, pero este es un primer y gran paso, así que si te encuentras en este paso, reconócelo con todo tu ser, porque estás apunto de transformarte.

 2. Estar abierta (o) a sanar, a cambiar ideas, a atreverte a hacer las cosas diferentes de cómo las has hecho hasta entonces. Me refiero a que en el pasado tal vez te sirvió aferrarte a que algo no terminara, cuando la relación ya estaba oliendo a rancio por ejemplo.

 Y sí, sé que es súper gráfico decirlo de esa forma, pero es que a veces es tan claro el hecho de que es hora de cerrar un capítulo, en vez de quedarnos.

Cuando digo estar abierta o abierto, es dejarnos soñar de nuevo, de que todo lo que está sucediendo nos va a ayudar para trascender, en un nuevo trabajo, o negocio, en una nueva relación, pero lo más importante es en quién te estás transformando tu misma. En ver de frente tu fuerza, esa fuerza que siempre ha estado ahí y que a veces no nos atrevemos a reconocer, como dice la frase: “Eres más fuerte de lo que piensas”. Así que es tiempo de reconocer esa gran fuerza que llevas dentro.

3. Tener compasión contigo misma (o), tal vez lo has escuchado antes. Y con esto me refiero a darte ese espacio, ese cariño para ti misma. Y procurar estar alerta a lo que te estás diciendo. De nada sirve decirte cosas como: “Ya ves, volviste a hacer lo mismo”, mejor pregúntate ¿Qué estoy aprendiendo de esto? Y permitirte tener un tiempo para sanar.

Sí, sé que a veces parece que “no hay tiempo” para darte a ti misma(o). Pero créeme cuando te digo que tú eres tu prioridad principal y siempre hay tiempo para lo que le damos prioridad.

Y por último, y cómo algo extra es dar gracias a lo que decimos adiós, sea un cambio de carrera, cierre de relación romántica o no, ciclos pasados que se cierran. Darle gracias por lo que nos dieron, por lo que nos ayudaron, por lo que trajeron a nuestras vidas, por lo que aprendimos y por el momento vivido, esto va a traer alivio.  (Puedes escribirlo si quieres también)

Y aunque tal vez en un inicio no se sienta de esta forma, puedes comenzar con tomar la responsabilidad de toda la situación para apreciarla desde otro punto de vista y de verdad dejarte sentir esa gratitud por lo que fue, porque esa gratitud te lleva a dejar ir y dejar ir te lleva una hermosa libertad. J

Angie Meléndez

Emprendedora y Coach de Bienestar Holístico

Cuatrociénegas

Nature is Free – Cuatrociénegas

Swiftly after our food fill-up in Nadadores – Coahuila, we were on our way. 15 minutes through the mountains on Mexico’s highway 30 and Cuatrociénegas will come up to you suddenly without you even noticing.

cuatrociénegas is part of the Mexican Government “Pueblo Magico” (Magical Town) initiative. According to the Mexican Government tourism department, a Magical town is a site with symbols and legends, populated with history that in many cases have been the scene of transcendent events for our country, are places that show national identity in each of its corners, with a magic that emanates from its attractions; Visiting them is an opportunity to discover the charm of Mexico.

There’s a lot to see in Cuatrociénegas we began with the sand dunes, then moved onto the Poza Azul and finished in Cuatrociénegas downtown.

Millions of years ago, the movement of the terrestrial plates caused the bottom of the sea to rise to the height of the mountains so abruptly, that its rocks and sediments were exposed after the evaporation of its waters, leaving only springs of little depth, pools and white sands that cover the mountains and hills in magical places like Cuatro Ciénegas, Coahuila. The extensive Plaster Dunes of this Magic Town flow with the wind and share the landscape with blue pools, marble walls, and rivers of transparent water, which added to its warm climate of 22 degrees on average, which in summer reach 40, It gives its visitors the feeling of being on another planet. In the middle of the imposing Sierra Madre Oriental, with the Ovejas, Madera, La Fragua, San Marcos, Los Pinos and La Purísima mountain ranges around it, Cuatro Ciénegas is a valley of low, arid and hot plains, a place that changes to the rhythm of the sun, dyeing its sands and its natural sculptures of red, pink or orange as the day progresses and the temperature drops: a sublime spectacle. For millennia, this place was occupied by nomadic groups that survived to collect the fruits of the desert in salty soils, grasslands and scrublands, which included mesquite, sotol, yucca, ocotillo, governor and cactus varieties. These ancient settlers left evidence of their passage through the region in the petrogravines of some stones, artifacts for hunting and burials of former collector hunters. Declared a Protected Natural Area in 1994, Cuatro Ciénegas occupies about 85,000 hectares of biodiversity that has remained almost unchanged for the past 11,000 years. Visiting it is undoubtedly an opportunity to know something like no other in the world: thanks to the springs, pools and lagoons that remain in its territory, it is the perfect home for numerous endemic species of flora and fauna, such as the golden lizard, the turtle White shell and the hinge water turtle, in addition to 18 unique plant species, 4 reptiles, 11 fish, 14 mollusks, 8 crustaceans and various insects, which has earned him the title of “the Mexican Galapagos.”

 

Nature, Food and shopping dominated the trip. Highly recommended, Cuatrociénegas is a must- in person.

Click Here for the complete official list of Mexico’s Pueblo Magicos.

References

Pueblos Mágicos De México

Secretaría Turismo – https://www.gob.mx/sectur/articulos/pueblos-magicos-206528

Nadadores

Nadadores – Coahuila

Nadadores – Coahuila

This wasn’t a planned stop. For a while, we have been hearing a lot about the small municipality of Cuatrociénegas, an area rich in natural science. This short story, however, is not about Cuatrociénegas, it’s about a small Mexican town called: Nadadores – Coahuila. Nadadores is not a thriving touristic destination, but we happened to find a lot in this little town. After all, this is what we do, we find the most hidden gems and set them free for you. We stopped here to refill our tummies, and of course, street-food was our go-to. Nadadores – Coahuila presented us with a unique opportunity to see up-close the human spirit. Within a bubble of serenity, the people of this small town didn’t seem to be bothered by the fact that life, specifically in this Mexican region, was, is, and perhaps will continue to be very difficult. The lack of opportunities did not stop them. We witnessed a lot of people willing to get up every day and fight for a better life. Somehow the people of Nadadores – Coahuila were immune to the obstacles and negativity of everyday life. Perhaps it’s some kind of resiliency built up throughout generations. Whatever their secret is, we promise we’ll return to learn a lot more about Nadadores.

We did not have much time to spend here, as we were in course for Cuatrociénegas. The center of Nadadores was dominated by the Catholic Church, and a beautiful plaza surrounded by food trucks. The food was amazing, the people were welcoming, and the scenery was unique.

And yes, in case you were wondering, we did visit the site of Nadadores dark history. Nadadores – Coahuila is the location of an accidental detonation of 22 tons of Ammonium Nitrate, which left 28 dead and 250 injured on September 10, 2007. The explosion left a crater 23m wide and 3m deep, and a damage radius of about 500m.

We simply chose not to upload photos and recall memories of such tragedy.