Scroll to top
Our Web Design Portfolio
www.TheColibriGroup.net
www.TerapiaEnMiidioma.com
www.WeBuyLatino.net

El ABC del Dirty Talk. Guía introductoria para novatos y curiosos

Dirty Talk, en perfecto cristiano significa Plática Sucia, término que, por supuesto, tiene poco que ver con suciedad real y mucho con la realidad jugosa de nuestros encuentros sexuales. 

Se trata de hablar durante el sexo para halagar el cuerpo, los movimientos o gemidos de tu(s) compañero(s), o bien, para expresar qué es lo que deseas. Posee una amplia variedad de tonos e intensidades dependiendo enteramente de la persona y de todos quienes participan del momento.

Estas pláticas deben ser igual de viejas que el sexo mismo, no obstante, el alcance masivo de la pornografía, medios de comunicación, foros y demás, han vuelto cada vez más común sus referencias en la vida cotidiana. Entonces, el Dirty Talk es una más de las múltiples prácticas sexuales que existen.

Por supuesto, hablar durante el sexo es algo que no le encanta a todo el mundo. Habrá quienes disfruten más del silencio y los juegos de miradas, los gemidos sutiles y el diálogo de las respiraciones agitadas. Por otra parte, están quienes disfrutan de una sexualidad mucho más encendida con sonidos, palabras, gritos y hasta indicaciones a seguir; por último, están aquellos que van de una a otra posibilidad dependiendo de las preferencias de su pareja en turno. O sea, de todo hay en la viña del señor. 

Después de reconocernos en esta diversidad, hablemos del factor que en muchas ocasiones no permite que esta práctica se lleve satisfactoriamente aun cuando la deseamos: la vergüenza. La mayoría de las personas fuimos educadas en una sexualidad enunciada con la finalidad de servir a la reproducción y al amor de pareja, aspectos que muchas veces suponen una barrera para experimentar cosas nuevas que son consideradas “poco higiénicas, poco románticas o poco normales”. 

Por ello es necesario primero dialogar con tu (s) pareja(s) sobre cómo los hace sentir ese tipo de pláticas y gradualmente superar la vergüenza que se interponga en el desarrollo de sus prácticas sexuales. 

Si ya pasaste por esa etapa, lo que sigue es la pregunta del millón: ¿Y qué digo? Durante el sexo, nuestra mente está procesando cada una de las sensaciones del cuerpo, por lo que en este primer nivel podrías comenzar diciendo justo eso: qué estás sintiendo.  Si sabes reconocer y traducir en palabras las sensaciones, estás del otro lado. Ahora dilas, créeme que tu respiración entrecortada y el ritmo de la relación crean la atmósfera perfecta, tus palabras harán que el nivel de excitación despegue súbitamente.

Después de este nivel baby, te dejo aquí algunas ideas para construir lo que quieres decir sin pena. 

  • Di explícitamente qué parte de SU cuerpo te gusta y en qué parte de TU cuerpo la quieres.
  • Expresa la velocidad en la que deseas que continúe (más rápido, más lento).
  • Pídele a tu(s) pareja(s) que te haga o diga algo específico: morder tu cuello, apretar tus pezones, etc.
  • No temas usar palabras/frases obscenas para referirte a tus genitales o acciones concretas, como sexo oral o anal.
  • Experimenta roles de dominación/sumisión mediante diálogo y acciones.

Y la lista podría seguir y seguir… 

Recuerda que la comunicación con tu(s) pareja(s) fuera del sexo es esencial para lograr la experiencia que desean, por lo que si las cosas no están saliendo como planeabas, seguramente hay algo que no está claro. En estos casos, lo mejor es permanecer receptivo(a) a lo que sienta el otro, o bien, a los sonidos y gestos que hace durante el sexo; de esa forma conocerás qué zonas son mejores para tocar, morder o lamer y cuando es excitante comenzar tu Dirty Talk.
Las palabras son especialmente poderosas, por lo que un simple “me encanta escucharte gemir” puede mejorar notablemente tus experiencias sexuales.

Author avatar
Frida Librado
CDMX (1993). Escribo poesía y soy profesora. Pienso que el sexo ES porque nos mantiene vivos, así que siéntete bienvenido a leerme. Soy una cocinera aficionada y también licenciada en Escritura creativa y Literatura

1 comment

  1. Bluma

    ¡Súper de acuerdo! No deberíamos de tener vergüenza con nuestras parejas. Si nos estamos abriendo (literal y emocionalmente) a ellas, entonces debemos de expresarnos con libertad. Aparte, ¿a quién no le gusta que le expresen que lo está haciendo bien? Todos ganamos. 🙂

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We use cookies to give you the best experience.
error: Content is protected !!