Scroll to top
Our Web Design Portfolio
www.TheColibriGroup.net
www.TerapiaEnMiidioma.com
www.WeBuyLatino.net

Sonora. La urdimbre social a mitad del desierto

.

La impecable actuación de Joaquín Cosío y las miles de estrellas que enmarcan la noche del desierto son dos significativas razones para ver Sonora; sin embargo, esta cinta dirigida por Alejandro Springall ofrece además un microuniverso en el que convergen historias, valores, razas y hasta ideologías, lo cual la convierte en una obra bella y audaz, muy necesaria para el entendimiento del México actual.

.

A poco más de año de su estreno, la obra se muestra vigente y reveladora en tanto que nos toca dos de las fibras más sensibles del espectro social mexicano: racismo y migración. Se trata de una historia situada en el árido norte mexicano de 1931, año en el que inicia una década clave para la historia de América del Norte, específicamente para el país vecino, en el que la crisis económica trae como consecuencia la deportación de miles de mexicanos que trabajaban en las minas de Arizona. Justamente este suceso es el que se presenta al inicio de la cinta como el detonante del cruce de historias que se revelarán en los minutos siguientes.

.

Mientras Estados Unidos libraba las dificultades económicas que lo hundían en la crisis más aparatosa de la modernidad, México afrontaba sus propios problemas sociales, especialmente, el del racismo que tomó fuerza en estos años y cuyas víctimas fueron los trabajadores chinos que se habían asentado en el norte del país hacia finales del siglo XIX y principios del XX, con el régimen porfirista. No olvidemos que sería justo en los años treinta cuando el pensamiento supremacista coronado en la ideología nazi alemana impregnaría al mundo occidental, incluidos algunos sectores de la sociedad mexicana, con teorías igualmente absurdas que peligrosas.

Desafortunadamente, la problemática mexicana con la población china venía arrastrada desde tiempos de la Revolución. Cabe recordar que el año de 1911 presenció una atroz matanza de chinos en Torreón, Coahuila, la cual fue perpetrada por civiles mexicanos, quienes veían en la población asiática una amenaza económica y, por si fuera poco, una vergüenza nacional.

.

En este turbio escenario, Srpingall supo desenvolver las historias de un grupo de migrantes que, buscando una oportunidad de superación, deciden atravesar el desierto de Sonora para llagar a Baja California, tierra que les promete, al menos, la paz necesaria para rearmar sus vidas, o bien, para cruzar a los Estados Unidos con el mismo propósito.

.

.

Una de las más grandes revelaciones de la obra es el guía del grupo, Emeterio, un indio Tohono O’odham (Pápago) que a lo largo de la travesía por ese desierto que para él es sagrado, se encuentra de frente consigo mismo, se ve perdido y finalmente vuelve en sí al tiempo que encuentra el camino hacia el oasis. Los diálogos de Emeterio se incrustan en la memoria de los mal llamados pápagos, recordándonos que, al igual que muchas otras, esta nación indígena ha sufrido la discriminación y el olvido propios de la otredad que identifica a los nativos tanto en México como en Estados Unidos.

.

.

Fotográficamente hablando, la obra logró capturar la omnipotencia de un desierto en el que los dioses pápagos no descansan, se enfurecen, ríen y, finalmente, traen consigo la esperanza de retomar el camino perdido; un logro que, por supuesto, se debe a la sensibilidad de Saldívar Tanaka, quien en esta entrega no deja nada que desear y sí mucho que agradecer.

.

Para concluir, no podríamos dejar pasar un aspecto fundamental del imaginario colectivo mostrado en la cinta: los últimos pedazos de la fallida revolución mexicana, que se mantuvo por un largo tiempo el imaginario de los viejos militares, y que no encontró otra salida más que perderse en la furia de arena que atormenta al desierto y a sus caminantes. Seguramente, esta escena resume mejor que ninguna otra la transición del México posrevolucionario hacia la inminente modernidad del siglo XX.

Author avatar
Frida Librado
CDMX (1993). Escribo poesía y soy profesora. Pienso que el sexo ES porque nos mantiene vivos, así que siéntete bienvenido a leerme. Soy una cocinera aficionada y también licenciada en Escritura creativa y Literatura

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!