Scroll to top
Our Web Design Portfolio
www.TheColibriGroup.net
www.TerapiaEnMiidioma.com
www.WeBuyLatino.net

Un campamento, una amiga y un amor – Parte 1

Ser una chica de 20 años.

Bueno les relatare un poco de mi vida y algunos temas interesantes de ella. Claro relacionados con sexo.

Primero me presentare brevemente.

Mi nombre es Megan tengo 20 años, mi complexión es bastante peculiar ya que soy pequeña de estatura (no llego al 1.60m), mi cabello es rojo cobrizo, mis ojos son color miel, pero bajo la luz se ven verdes, tengo mi piel clara, pecas por todo el cuerpo, labios delgados, cintura pequeña, mis pechos son pequeños pero mis caderas son de buen tamaño. Me considero bonita, como una pequeña muñequita.

Estoy en la universidad, estudio Ingeniería en Sistemas, y ya te imaginaras la cantidad de amigos que puedo tener en una carrera donde principal mente hay hombres.

No me considero una chica fácil, pero tampoco una santa. Eh estado con varios hombres, incluso alguna vez con mi buena amiga Karla.

¡Vaya!  Esa sí que es una historia interesante, creo que podría comenzar contándola y como fue mi primer acercamiento a los tríos.

Todo comenzó en la clase de deportes en la preparatoria, yo estaba absolutamente enamorada del profesor, Oscar. Era alto, fuerte, moreno, con una voz de hombre que me derretía, además jugaba futbol americano, así que cuando lo veía con su uniforme siempre me sonrojaba y me fijaba en sus piernas, sus muslos, y claro su entrepierna esperando poder ver un poco de su miembro.

En fin, a Karla también le gustaba y siempre durante la clase intentábamos seducirlo con nuestros shorts cortos y nuestros movimientos sensuales. Sabíamos que llamábamos su atención, pero nunca nos mostró interés en algo más que ser solo nuestro profesor de deportes.

Cada fin de año la escuela organizaba un campamento, y este año no fue la excepción. Seria en unas cabañas cerca de unas montañas por el sur de la ciudad. Jamás me había tocado ir a un campamento en donde el clima podía ser un bello día asoleado, o podía ser una tormenta infernal. Total, eso era lo que menos me importaba, los campamentos eran de los eventos que más esperaba durante todo el año, eran bastante divertidos.

 Normalmente solo asistían el decano, la profesora de arte, y la hija de la directora para vigilarnos, ya que en las noches las cabañas se convertían en cuartos de hotel. Pero al llegar al lugar me percate que en el autobús no venía el decano si no, Oscar, el profesor de deportes. Eso me alegro mucho, ya que el chico que me gustaba había enfermado y no había asistido al campamento.

Karla y yo pedimos dormir en la misma cabaña junto con otras cuatro amigas. Eran cabañas bastante espaciosas y rusticas.

La primera noche nos reunimos todos y armamos una fogata, contamos historias de terror y sobre qué haríamos acabando la preparatoria. Avanzo la noche y poco a poco mis compañeros se iban a descansar hasta que al final solo quedamos Karla y yo, hablando de cómo crear un plan perfecto para que Karla pudiera recuperar a Marlon, su exnovio.

Ya era bastante tarde, y no me percate en el momento que llego Oscar a preguntar, porqué seguíamos despiertas. Karla le dijo que hablábamos de cosas de mujeres, que no entendería, a lo que el respondió que tenia hermanas y que claro entendía un poco a las mujeres.

Volvió su mirada a la mía y me pregunto si no tenía miedo estando en el bosque tan noche.

-No, respondí.

Claro que tenía miedo es solo que no estaba completamente sola, Karla estaba ahí a mi lado.

Oscar nos empezó a contar historias de terror, pero no nos asustaban. El insistía en querer asustarnos así que nos retó a meternos en el bosque por veinte minutos, separadas.

 Dudé bastante en aceptar ese reto, era peligroso y tonto, pero cuando me di cuenta Karla ya estaba entrando al bosque. Trate de seguirla, pero Oscar me tomo de la mano y me dijo que no pasaría nada, me sentó a su lado y cuando ya no se veía la silueta de Karla por ninguna parte me dijo, ahora es tu turno.

Estaba a solas con un chico que me encantaba, no podía irme sin hacer nada. Así que al levantarme puse mi mano sobre su muslo y la deslicé suavemente hasta su miembro mientras me incorporaba. No sé cuánto tiempo lo toque, pero vaya que su pene no estaba del todo flácido, era enorme y llegue a sentir la cabeza de su glande. Me levante rápido, y camine hacia el bosque sin mirar atrás.

Mientras caminaba, no podía dejar de pensar en su gran miembro. Quería tocarlo sin limitaciones, probar el dulce sabor que tendría, y sentirlo lentamente penetrarme.

Escuche la voz de Karla a mis espaldas y me pregunto porque estaba tan agitada, que había pasado. Le conté que por accidente había tocado el pene del Profesor y que era gigante.

 Al principio ella se sorprendió, pero encendí una chispa dentro de ella y no se asustó.

-Hagamos un plan, dijo

No sabía a qué se refería, pero decidí seguir escuchándola

-Vamos a quedarnos aquí ambas esperando a que Oscar venga a buscarnos, y cuando nos encuentre …

Hizo una pausa

– ¡Que nos encuentre desnudas!

Definitivamente no esperaba eso, pero el calor dentro de mi creció inesperadamente.

Me quité mi chamarra, mi sudadera y mi playera casi de un solo movimiento, hacia bastante frio y mis pezones lo confirmaban, así que decidí dejarme el sostén.

 No era la primera vez que veía a Karla en ropa interior, pero bajo la luz de la luna se veía increíble sus senos eran gigantes, pero estaban cubiertos por su sostén color vino que hacia juego con su braga de encaje. Me quede como tonta viendo el caminar de sus senos mientras se terminaba de sacar el pantalón.

– ¿Qué tantas miras?  Me pregunto

Fingí que no la escuche y procedí a quitarme el pantalón, por debajo tenía una braga blanca diminuta, ya que sabía que en los campamentos debes estar preparada para cualquier momento, como este.

Karla se giró y me pidió ayuda para desabrochar su sostén.

Un impulso dentro de mi hizo que al terminar de desabrochar el ultimo gancho, mis manos rodearan su tórax y las palmas de mis manos quedaran justo cada una sobre un seno.

Sentí sus pezones tan grandes y duros que solo pude frotarlos un poco antes de que Karla se volteara rápidamente y me besara….

  •  

Bueno, esto es solo una parte de una historia que me gustaría contarles, espero les agrade y si quieren saber cómo termino una de las mejores noches de mi vida, estaré esperando su respuesta.

Author avatar
Laura
Hey! Soy Laura una pequeña mexicana lista para explorar el mundo. Para que sepas un poco de mí, te contare que tengo un profundo amor y respeto a la naturaleza, claro incluyendo la naturaleza humana. Y trato de plasmar un poco de ello en todo lo que escribo. Tengo la meta de conocer los cinco continentes antes de cumplir los 30 años, y aunque aún me falta… no pierdo el tiempo y me arriesgo a nuevas aventuras.

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We use cookies to give you the best experience.
error: Content is protected !!