Scroll to top
Our Web Design Portfolio
www.TheColibriGroup.net
www.TerapiaEnMiidioma.com
www.WeBuyLatino.net

Un campamento, una amiga y un amor – Parte 2

El tiempo se detuvo…

Puedo recordar cada detalle de ese momento, sus labios, el olor a frescura, la tenue luz de la luna, el viento soplando envolviendo nuestros cuerpos, el silencio profundo y como de pronto olvide el frio.

No sé cuánto tiempo paso, pero me hubiera gustado detenerlo por siempre.

Al separarnos, Karla me miro directa y profundamente a los ojos, ninguna de las dos dijo nada. Simplemente las miradas bastaron para saber lo que ambas queríamos.

Con nuestras miradas fijas dentro de la pupila de la otra, Karla rodeo mi torso y desabrocho lentamente mi sostén, al fin su mirada se separó de la mía, y la bajo hasta llegar a mi pecho.

Sonrió y bajo una risa burlona me dijo:

-Oye, bellos limones, probare la limonada…

Bajo lentamente la cabeza hasta llegar a mi pecho y ahí decidió darle un tierno y largo beso a cada uno de mis pezones.

Dentro de mi existía un mar de emociones. ¿Era correcto lo que hacíamos? Que importaba.

 Cuando Karla se incorporó, asumí que era mi turno, deslicé lentamente mis manos empezando desde su cadera, pasando por su cintura hasta llegar a su pecho. Tome sus senos con ambas manos… ¡Eran gigantes! Una sola mano no cubría ni la mitad de un seno, así que sin pensarlo los apreté una y otra vez, cada vez moviendo mi mano a otra parte de sus senos. Tan suaves, pero a la vez tan firmes.

Miraba fijamente su pecho, y sentía su cálida mirada clavada en mi rostro.

No espere más tiempo y me abalance sobre ella, fue bastante mi entusiasmo ya que Karla cayó de espaldas sobre su ropa que estaba en el piso. Acostada en el piso acerqué mi boca a su pezón derecho, le di un pequeño beso y luego lo mordí tiernamente.

Fue ahí cuando escuche la voz de Karla diciendo:

– ¿Qué haces ahí parado en la fría noche? Ven con nosotras que lo que te falta es calor.

Subí la mirada, aun con el suave pezón de Karla en mi boca.

 Oscar nos veía a lo lejos, no sé cuánto tiempo llevaba viendo, pero me encendió la simple idea de saber que le gustaba lo que veía.

Camino lentamente hacia nosotras, mientras frotaba su entrepierna. Se paró justo frente a mí y me ofreció su mano para levantarme, la tome.

Con un movimiento fuerte me levanto, y me beso.

Karla se hinco sobre su ropa, froto la entrepierna del profesor.

Escuche como Oscar emitía un pequeño gemido y fue mi señal para separar su boca de la mía e hincarme junto a mi amiga.

Nos miramos con una sonrisa pervertida, y después de un corto beso, desabotonamos y bajamos el cierre del pantalón, Jalamos todas las prendas de ropa que tenía hasta sus rodillas.

Y ahí estaba, era justo como lo había imaginado, incluso un poco más gordo.

Karla lo tomo con sus manos y lo comenzó a lamer tranquilamente, mientras yo veía esa perfecta escena metí la mano bajo mi braga blanca y comencé a masajear. Estaba empapada.

Con mi otra mano le quité de la boca a Karla ese delicioso manjar y lo metí directamente a la mía, moviendo cada vez más rápido mi cabeza adelante y atrás.

Después de un rato de probar su pene, Karla y yo sabíamos que queríamos más, queríamos sentirlo dentro.

Acomodé mi chamarra en el piso y sobre ella me puse en cuarto, dejando al descubierto lo empapada que estaba mi braga. Inmediatamente Oscar, se colocó detrás de mí, me dio una nalgada, recorrió a un lado mi braga y después de frotar su miembro en mi vagina, entro.

Fue maravilloso.

Comenzó lentamente para después hacerlo cada vez más rápido, podía ver como Karla se tocaba mientras nos miraba.  Después de un rato penetro a Karla y cuando ya no aguanto más echo toda su leche sobre la espalda de Karla y mi pecho. ¡Vaya, Que fue bastante!

Después de esa aventura, Karla y yo nos volvimos más unidas que nunca, repetimos los encuentros con Oscar un par de veces más … hasta que se casó.

Y con mis veinte años puedo decir que esa fue una de las mejores noches de mi vida.

Author avatar
Laura
Hey! Soy Laura una pequeña mexicana lista para explorar el mundo. Para que sepas un poco de mí, te contare que tengo un profundo amor y respeto a la naturaleza, claro incluyendo la naturaleza humana. Y trato de plasmar un poco de ello en todo lo que escribo. Tengo la meta de conocer los cinco continentes antes de cumplir los 30 años, y aunque aún me falta… no pierdo el tiempo y me arriesgo a nuevas aventuras.

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We use cookies to give you the best experience.
error: Content is protected !!