conversacion

Conversación Casual

Son alrededor de las 2 de la tarde en una zona de oficinas. En la esquina de una calle muy transitada, dos amigas están teniendo una conversación.

—¡Es que es súper necesario!

—Uy, no creo la verdad.

—Que sí, nada más tienes que encontrar con quién.

—Pues yo no confío en nadie para estarle dando mi cuerpo.

—Tiene que ser alguien de confianza, obviamente.

—Oye, hay parejas que llevan juntas años y les son infieles. La gente puede ser muy mala. ¿Cómo vas a confiar en alguien si esas cosas pasan?

—Pues por eso cuando no tengo pareja yo sólo lo hago con amigos que conozco de muchos años, nos tenemos mucha confianza

—Iugh, a mí no me gustan mis amigos. Y si alguno me gusta para eso, entonces no es sólo mi amigo. Yo creo que hay que tener límites bien claros, esas relaciones se vuelven complicadas.

—Ay bueno, entonces no hagas nada.

—¡Es exactamente lo que te dije desde el principio!

—Vale, ¿entonces dices que no quieres sentir placer porque es demasiado complicado?

—No. Bueno es complicado para mí. Si a ti te funciona y eres feliz con un acuerdo mutuo está bien. Yo sólo decía que esa no es la única forma de sentir placer. Por eso digo que no es necesario.

—O sea… ¿cómo?

—Digo, no necesitas a alguien más para sentir placer…

—Ay bueno, pero no es lo mismo, no se siente tan rico

—¡Amiga! Yo creo que no lo estás haciendo bien. Nadie sabe lo que sientes más que tú. Si sólo te haces lo que te gusta tanto como quieras… nada puede ser más rico que eso

—Okay, tienes un buen punto. Pero yo solita no siento lo mismo que si un hombre me lo hace…

—¿Y cuántos hombres te han hecho sentir justo como a ti te gusta?

—Jajaja, ahora que lo mencionas… creo que ninguno.

—Jajaja, entonces sí, es verdad que no se siente igual ¡pero eso no es algo malo!

—Es algo muy bueno, de hecho.

—Sí, además es un ganar/ganar. Si solita te la pasas increíble, entonces la próxima que tengas un amigo o pareja con quien compartir eso, ya le puedes decir lo que te gusta.

—¿Amiga y si lo hace mal?

—Tú exige hasta que tengas lo que quieres. Y si no, pues consigues a otro, y a otro, y los que sean necesarios hasta dar con alguien que te trate como mereces. Nunca menos. ¿Okay?

—Okay. Bien hecho y si no… nada.

—Bien hecho y si no… te lo haces tú. Falta no te hacen.

—Tienes toda la razón.

Un colega del trabajo sale a fumar, las ve y se dirige a una de ellas.

—Ana ¡quería preguntarte! ¿Quieres que volvamos a salir este viernes?

—Sería lindo, pero siento, tengo planes.

—Oh está bien. ¿Entonces tienes planes con alguien más?

—Sí. Tengo una cita conmigo.

Las amigas se miran y sonríen. Se toman de la mano y contentas regresan a trabajar.

Puedes escuchar esta historia al mismo tiempo que la lees dandlo click en este video.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *