Scroll to top
Our Web Design Portfolio
www.TheColibriGroup.net
www.TerapiaEnMiidioma.com
www.WeBuyLatino.net

El Show

Leo la historia junto contigo en este video de IGTV

“It might take just as much effort to fit in as it does to stand out, because you’re standing up for yourself. It’s those who take a risk and take chances who achieve greatness. Those who play it safe never can.”

 Dita Von Teese, Your Beauty Mark: The Ultimate Guide to Eccentric Glamour

Este parque es seguro en general, es muy transitado aún a estas horas de la noche. A su alrededor hay bares y cafés. La mayor atracción es el centro cultural de la esquina, ofrecen shows de cabaret los fines de semana. Hoy es Sábado y siempre hay algo que observar.

Miren por ejemplo a ese sujeto de allí. El que va cruzando la calle con un sombrero bombín. ¿Qué es esto? ¿1950? Se tomó muy en serio el concepto de “teatro cabaret”. Bueno, él. Acaba de salir del show. Se siente confundido. No era cierto lo que ellos decían. En más de una ocasión dijeron que verlas te despertaba el más incontrolable deseo sexual. Pero no es verdad. ¿Por qué nunca pueden ver más allá?

Sí, el espectáculo burlesque de esas chicas fue magnífico y lo disfrutó. Gozó viendo sus caderas agitarse al ritmo de la música. Las observó cubiertas de plumas, haciendo movimientos coquetos que poco a poco revelaban sus pechos y se le aceleró el corazón. Sus pezones estaban cubiertos de pedrería roja. Cuando las luces se posaban en ellas, hacían brillar el lugar entero. Tenían el efecto de una bola disco. Ellos tenían razón en una cosa: era imposible apartar la mirada.

Le encantó ver cómo se adueñaban del espacio, recostándose en el escenario abriendo sus piernas frente al público. Dejaban ver a detalle su fina ropa interior aludiendo a movimientos sexuales. Retiraron poco a poco las medias que cubrían de sus pies a sus rodillas, y así, siguiendo la música, se fueron quitando su espectacular vestuario hasta quedar casi desnudas. Sólo un par de centímetros de su cuerpo permanecieron cubiertos. Pero no se trataba de cubrir, sus brillantes g-strings más bien decoraban sus cuerpos.

Sus glúteos rebotaban con cada paso en esos tacones. Sus senos se movían libremente sin la prisión de un sostén. Sus miradas eran seductivas, se sabían hermosas. Su cabello, su piel, sus piernas, sus sonrisas, su forma erótica de bailar… todo eso le erizaba la piel, hacía que él deseara…

Ser como ellas.

Ellas se mostraron libres y le encantó, pero no le excitó. Ellos le habían asegurado que eso pasaría. Que lo iban a provocar. Y vaya que sí le provocaron algo, y fue admiración. Lo que vio no se trataba meramente de sus deseos carnales. Iba más allá. Se trataba únicamente de ellas. Las artistas. Las mujeres.

Ellas transmitían un aire de seguridad como no recordaba haber visto. Se sentían hermosas, se sabían sensuales y por eso brillaban. No necesitaban más. No necesitaban nada, ni a nadie, ni su ropa, ni otro objeto material, ni siquiera el aplauso del público, aunque lo tuvieron. Sólo se necesitaban a ellas mismas, ser dueñas de su cuerpo y de su espacio. Disfrutaban la música, estaban seguras y confiaban en sí mismas, por eso sonreían. Por eso sonreía también él.

Miren, allá va un grupo de amigos que salió del show. Arman un escándalo y molestan a la gente en la cafetería. Las personas del parque se desvían de su camino para evitarlos. Después de verlas, sólo bromean, hablan de cuál de ellas les gustó más, de quién tenía el mejor trasero, de con quién les gustaría más pasar la noche. Como si ese hubiera sido el punto. Como si no pudieran comprender nada más. Ellos son iguales a los otros. Sienten que todo es para ellos, que el mundo gira a su alrededor. Es desagradable. Ojalá todos supieran apreciar el arte. Ojalá todos supieran respetar.

Pero no dejemos que arruinen el show. El show es magnífico. El show nos da vida.

Dita Von Teese dijo una vez “Don’t save your good lingerie for dates, wear it for you.” (“No guardes tu ropa interior buena para una cita, úsala para ti”). Les dejo con su show en la semana de la moda de Nueva York para la colección de Philipp Plein Ready to Wear Primavera Verano 2018

Author avatar
Witchelle
Hola, aquí te escribo sobre sexo. Soy una mujer mexicana, creativa, empática y apasionada. También soy emprendedora, licenciada en letras, profesora y traductora. Amo crear distintos tipos de contenido frente a la cámara y a través de mis letras.

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!